Esta web incluye contenido para personas sordas

COMUNICACIÓN

Noticias

La Fundación Secretariado Gitano desarrollará un futuro análisis para abordar los retos y recomendaciones tanto para Estados miembros como para organizaciones de Sociedad civil

La UE lanza un nuevo Marco Europeo 2020-2030 para la igualdad de la población gitana. Ahora les toca a los Estados miembro asumir sus responsabilidades

El Marco Estratégico europeo para la Igualdad, Inclusión y Participación de la población gitana 2020-2030 establece objetivos medibles más ambiciosos, centrándose en la inclusión, la lucha contra el antigitanismo y el impacto del COVID-19, incorporando gran parte de las demandas y contribuciones que desde la Fundación Secretariado Gitano han venido defendiendo desde hace años en todos los espacios de interlocución con las instituciones europeas.

12/10/2020

La vicepresidenta Vĕra Jourová y la comisaria Helena Dalli presentaron el pasado miércoles 7 de octubre en rueda de prensa la propuesta de la Comisión Europea para un Marco Estratégico para la Igualdad, Inclusión y Participación de la población gitana para el período 2020- 2030 con el objetivo de que en los próximos diez años se reduzca la brecha de desigualdad. “Es necesario acelerar significativamente”afirmó. Se espera que le siga a esta propuesta una nueva Recomendación del Consejo en los próximos meses. "Para que la UE sea una verdadera unión por la igualdad necesitamos garantizar que la población gitana tiene el mismo trato y participa en la vida social y económica con todo su potencial, reconocida y celebrada como parte de la diversidad de la Unión".

En un contexto donde el marco anterior, 2011-2020, tuvo un impacto muy limitado en las condiciones de vida de la población gitana, la Comisión Europea, después de un largo proceso de evaluación y consulta con diferentes actores, ha lanzado una nueva propuesta para los próximos diez años, con la intención de abordar la situación crítica de la población gitana en Europa. Las elevadas tasas de pobreza, discriminación y acceso desigual a la educación, empleo, protección de la salud o vivienda persisten, y suponen una grave brecha de desigualdad frente a la población general que se ha agravado aún más con el impacto del COVID-19.

El nuevo marco pretende abordar esta desigualdad de la población gitana en la UE poniendo el foco en la igualdad, inclusión y participación como objetivos horizontales y medibles, dirigidos a un cambio de mentalidad. Combatir los prejuicios y luchar contra el antigitanismo y la discriminación de manera explícita y como objetivos principales, son una novedad de este nuevo marco. “Si queremos dar respuesta a más de 6 millones de gitanos y gitanas de los países miembros en los próximos diez años, establecer objetivos ambiciosos es un importante paso adelante”, afirmó la Vicepresidenta Jourová.

Desde la Fundación Secretariado Gitano celebran que la propuesta de la Comisión incluya novedades importantes respecto al marco anterior, ampliando los objetivos clave, tanto a nivel sectorial como horizontal en los que los Estados Miembros tendrán que centrar sus inversiones y políticas en los próximos diez años para lograr un cambio social para la población gitana.

La educación, el empleo, la salud y la vivienda permanecen como áreas clave que los Estados miembros tendrán que abordar en sus Estrategias Nacionales para la Igualdad de la Población Gitana, pero se añaden ahora tres objetivos esenciales que deberán ser incluidos y monitoreados por los Estados Miembro: igualdad efectiva de la población gitana, participación significativa e inclusión socioeconómica para combatir las persistentes tasas de pobreza de la población gitana en la Unión.

A través de estos nuevos objetivos, se le da mayor reconocimiento e importancia a la existencia del antigitanismo como una forma específica de racismo, que “se ha convertido en la norma, no en la excepción”, en palabras de la Comisaria Dalli. La lucha contra la discriminación y el antigitanismo estará bajo el objetivo de igualdad que también abarcará el empoderamiento de la población gitana y un mayor conocimiento y puesta en valor de la historia y cultura gitanas para combatir la discriminación.

Otra mejora significativa es el papel de la FRA-Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea en el proceso de seguimiento y evaluación de las Estrategias nacionales. Su papel será esencial para asegurar la dimensión de derechos y su cumplimiento en cada uno de los países. Además, establecer objetivos cuantificables por área y procesos de seguimiento cada dos años para medir los avances en los países miembros, suponen una presión adicional para que inviertan de manera efectiva en la igualdad de la población gitana.

El papel de la Comisión en este nuevo marco, será aportar apoyo y guía a los Estados miembros y asegurar financiación simplificando los procedimientos de los actuales instrumentos de financiación como el FSE+ o el FEDER, o el fondo de recuperación para afrontar los efectos del COVID.

Celebran también como FSG la inclusión de la participación como principio clave, ya que en la mayoría de los países no es significativa o está ausente, siendo un elemento fundamental para la inclusión y los efectivos derechos de la población gitana.

La FSG desarrollará un futuro análisis para abordar los retos y recomendaciones tanto para Estados miembros como para organizaciones de Sociedad civil, para asegurar que este nuevo marco a diez años contribuya decisivamente a garantizar los derechos y oportunidades de la población gitana en Europa.

 

< Volver