Visita nuestra página de Facebook
Visita nuestro perfil de Twitter
Visita nuestro canal de YouTube

Esta web incluye contenido para personas sordas

COMUNICACIÓN

Noticias

18 de octubre: Día Europeo contra la Trata de Personas

21 millones de personas son víctimas de la trata

- Cruz Roja ha atendido en el primer semestre de 2019 a un total de 362 personas en situación de trata, en su mayoría mujeres y con fines de explotación sexual

- El primer paso es tomar conciencia de que hay personas en nuestro entorno que están sufriendo una grave vulneración de sus Derechos Humanos.

- Cruz Roja se suma a la petición de una Ley Integral de Protección y Atención a las víctimas y supervivientes de la Trata de Seres Humanos.

18/10/2019

La trata de personas es una violación de derechos humanos, que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo. La trata se aprovecha de las situaciones de vulnerabilidad de algunas personas para explotarlas en diversos ámbitos (sexualmente, laboralmente, etc.). Esta explotación conlleva un lucro para terceras personas a través de la mercantilización de seres humanos.

La trata afecta especialmente a las personas migrantes y es sensible al género, siendo mujeres y niñas las más afectadas por situaciones de inequidad, vulnerabilidad y explotación. Algunos de los factores que sostienen esta vulneración de Derechos Humanos, son la demanda y la tolerancia social hacia situaciones como la prostitución o la mendicidad.

Otros factores relevantes que favorecen la aparición de situaciones de trata de personas son los conflictos armados o las situaciones de inestabilidad, la discriminación o la persecución, la pobreza y la falta de oportunidades, la ausencia de un marco legal efectivo que proteja los derechos de las personas y que persiga estos delitos, así como la falta de redes de apoyo de las personas vulnerables, entre otros.

Cruz Roja, como miembro de la Red Española de Lucha contra la trata, comparte la necesidad de una Ley Integral de Protección y Atención a víctimas y supervivientes de la trata que se rija por los siguientes criterios:

  • Contemplar todos los tipos de explotación y a todas las personas.
  • Poner en el centro de las actuaciones a las personas y consolidar el enfoque de atención y protección integral que debe imperar ante esta grave violación de derechos humanos.
  • Tener rango de Ley Orgánica, consolidando los avances que se han producido en este ámbito en los últimos años y proporcionando un marco de obligaciones estable, dotando de coherencia al ordenamiento jurídico actual.
  • Incorporar, en todas sus disposiciones, un enfoque de derechos humanos y una clara perspectiva de género y de infancia.

 

La Unidad contra la trata de Cruz Roja

Cruz Roja, en su compromiso humanitario con las personas vulnerables, dispone de una Unidad de Protección a Personas en Situación de Trata en Oficina Central (en adelante Unidad de Trata), así como una red de referentes territoriales.

Concretamente, la Unidad cuenta con 55 personas referentes de trata en todo el territorio, así como con 4 profesionales en la Unidad de Trata en Oficina Central. Sin embargo, son muchas más las personas de Cruz Roja que están implicadas en este proyecto desde cada localidad y provincia a través de los distintos proyectos (migraciones, mujer, infancia, salud, empleo, etc.) en los que la trata afecta de manera transversal.

 

La Unidad contra la trata de Cruz Roja trabaja para detectar y acompañar a personas que puedan estar en situación de trata conforme a sus necesidades, capacidades y potencialidades generales y específicas, como una red protectora organizada para apoyarlas en sus procesos de restablecimiento de derechos y acceso a recursos.

En el primer semestre de 2019, Cruz Roja ha acompañado a 362 personas en situación de trata. De ellas, 330 son mujeres; 23 son hombres; 6 son niñas y 3 niñas.

Estas personas provienen de 39 países distintos, entre los que destacan: Guinea Conakry, Costa de Marfil, Nigeria, Colombia y Rumania.

Cruz Roja presta un servicio de acompañamiento, centrado en la persona durante el proceso en el que adquiere su independencia de nuevo. Rosa Flores trabaja en la Unidad de Trata de Cruz Roja y explica que suelen ser procesos largos: “depende mucho de la situación en la que se encuentre la persona”. También resalta la importancia de seguir trabajando en esta línea porque aún falta mucho que hacer: “Seguimos necesitando más recursos para que las personas tengan una protección real y oportunidades factibles”

< Volver